Reflexión

INDISPENSABLE REFLEXIÓN

Sobre el Sedevacantismo se ha dicho lo que se ha querido, muchos han opinado sobre esta posición teológica y canónica católica sin conocer en profundidad sus verdaderos orígenes y desarrollo, sus verdaderos protagonistas --eclesiásticos de la mayor relevancia jerárquica como intelectual--, sus verdaderos y graves fundamentos dogmáticos, su imperiosa razón de defender a los católicos de la grave apostasía y cisma en el que ahora viven y malviven. Paradójica y curiosamente sus máximos enemigos y detractores han sido aquellos que se dicen "defensores de la tradición católica", estos son los falsos tradicionalistas, todos ellos ex miembros de la FSSPX a la cual hoy día calumnian y difaman con un diabólico resentimiento; dirigidos por una élite infiltrada con psudosteólogos que inventaron laberínticas "tesis" rabínicas-dominicas-jesuíticas, y de una gran malicia al servicio del complot judeo-masónico, y secundados por la complicidad y servilismo de una mayoría de incautos que movidos siempre por la ingenuidad de una cómoda negligencia se alimentan de las "teologías" y de los "teólogos" del facebook o de los blog de la internet. Frente a todos estos paracaidístas devenidos en estos últimos meses al "sedevacantismo" los hay de muchos colores, entre ellos contamos a los desilucionados por el coqueteo de Jorge Bergoglio con los Protestantes, Judíos y Musulmanes, como si Ratzinger, Wojtila y Montini no lo hubiesen hecho antes, estos nuevos "sedevacantistas" creen que solo Bergoglio es hereje formal y material y por lo tanto no es papa, pero los muy incautos "ignorantes en la cuestión" aceptan la misa nueva y los sacramentos dados con el nuevo ritual inválido e ilegítimo de Paulo VI. Los Católicos fieles creemos firmemente que el último Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana fue S.S Pío XII y que de allí por defecto y consecuencia de la Grana Apostasía ha cesado la institución del cónclave y cualquier iniciativa al respecto, solo será una delirante intentona.

martes, 26 de diciembre de 2017

CHRISTMAS 2017 at the Immaculate Heart of Mary Church Tampa, FL SRSLRF


SANTA MISA Y MENSAJE DE NAVIDAD 2017




«Descendit de caelis Salvator mundi. Gaudeamus!» Bajó del cielo el Salvador del mundo. ¡Alegrémonos!
Este anuncio, lleno de un profundo gozo, resonó en la noche de Belén.
Hoy la Iglesia lo reitera con alegría inmutable:
¡ha nacido para nosotros el Salvador!
Una ola de ternura y esperanza nos llena el ánimo, junto con una profunda necesidad de intimidad y paz.
En el pesebre contemplamos a Aquél que se despojó de la gloria divina para hacerse pobre, movido por el amor al hombre. mientras todas las frentes de los cristianos fieles se disponen a inclinarse y todas las rodillas a doblarse en adoración ante el inefable misterio de la misericordiosa bondad de Dios, que, en su caridad infinita, quiso dar como don supremo y augusto, a la humanidad, su Hijo unigénito. La estrella indicadora de la cuna del Redentor recién nacido desde hace veinte siglos resplandece todavía maravillosa en el cielo de la Cristiandad. Agítense los pueblos, y las naciones conjúrense contra Dios y contra su Mesías (Sal 2, 1-2.); a través de las tempestades del mundo humano, la estrella no conoció, no conoce ni conocerá ocasos; el pasado, el presente y el porvenir son suyos. Ella enseña a no desesperar jamás: resplandece ante los pueblos incluso cuando sobre la tierra, como sobre un océano rugiente por la tempestad, se amontonan negros nubarrones, cargados de ruinas y de calamidades. Su luz es luz de consuelo, de esperanza, de fe inquebrantable, de vida y de seguridad en el triunfo final del Redentor, que desembocará, cual torrente de salvación, en la paz interior y en la gloria para todos aquellos que, elevados al orden sobrenatural de la gracia, habrán recibido el poder de hacerse hijos de Dios, porque de Dios han nacido.
Es verdad, que, si nuestros ojos no mirasen más allá de la materia y de la carne, apenas si podrían encontrar motivo alguno de consuelo. Difunden, sí, las campanas el alegre mensaje de Navidad, se iluminan las iglesias y capillas, los cánticos religiosos alegran los espíritus, todo es fiesta y ornato en los sagrados templos; pero la humanidad no cesa de desgarrarse en una guerra exterminadora. En la sagrada liturgia resuena sobre los labios de la Iglesia la admirable antífona: Rex pacificus magnificatus est, cuius vultum desiderat universa terra («Ha sido glorificado el Rey pacífico, cuyo rostro desea ver toda la tierra». [Breviario romano, antífona 1ª vísperas de las de Navidad])

La gracia de Dios ha aparecido. Por eso la Navidad es fiesta de luz. No una luz total, como la que inunda todo en pleno día, sino una claridad que se hace en la noche y se difunde desde un punto preciso del universo: desde la gruta de Belén, donde el Niño divino ha «venido a la luz». En realidad, es Él la luz misma que se propaga, como representan bien tantos cuadros de la Natividad. Él es la luz que, apareciendo, disipa la bruma, desplaza las tinieblas y nos permite entender el sentido y el valor de nuestra existencia y de la historia. Cada belén es una invitación simple y elocuente a abrir el corazón y la mente al misterio de la vida. Es un encuentro con la Vida inmortal, que se ha hecho mortal en la escena mística de la Navidad; una escena que podemos admirar también aquí, en esta humilde capilla, así como en innumerables templos y capillas de todo el mundo, y en cada casa donde el nombre de Jesús es adorado.

La gracia de Dio ha aparecido a todos los hombres. Sí, Jesús, el rostro de Dios que salva, no se ha manifestado sólo para unos pocos, para algunos, sino para todos. Es cierto que pocas personas lo han encontrado en la humilde y destartalada demora de Belén, pero Él ha venido para todos: judíos y paganos, ricos y pobres, cercanos y lejanos, creyentes y no creyentes…, todos. La gracia sobrenatural, por voluntad de Dios, está destinada a toda criatura. Pero hace falta que el ser humano la acoja, que diga su «sí» como María, para que el corazón sea iluminado por un rayo de esa luz divina. Aquella noche eran María y José los que esperaban al Verbo encarnado para acogerlo con amor, y los pastores, que velaban junto a los rebaños (cf. Lc 2,1-20). Una pequeña comunidad, pues, que acudió a adorar al Niño Jesús; una pequeña comunidad que representa a la Iglesia y a todos los hombres de buena voluntad. También hoy, quienes en su vida lo esperan y lo buscan, encuentran al Dios que se ha hecho nuestro hermano por amor; todos los que en su corazón tienden hacia Dios desean conocer su rostro y contribuir a la llegada de su Reino. 
Jesús mismo lo dice en su predicación: estos son los pobres de espíritu, los afligidos, los humildes, los hambrientos de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que trabajan por la paz, los perseguidos por la causa de la justicia (cf. Mt 5,3-10). Estos son los que reconocen en Jesús el rostro de Dios y se ponen en camino, como los pastores de Belén, renovados en su corazón por la alegría de su amor.

Queridos fieles, hoy «ha aparecido la gracia de Dios, el Salvador» (cf. Tt2,11) en este mundo nuestro, con sus capacidades y sus debilidades, sus progresos y sus crisis, con sus esperanzas y sus angustias. Hoy resplandece la luz de Jesucristo, Hijo del Altísimo e hijo de la Virgen María, «Dios de Dios, Luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero… que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo». Lo adoramos hoy en todos los rincones de la tierra, envuelto en pañales y acostado en un pesebre. Lo adoramos en silencio mientras Él, todavía niño, parece decirnos para nuestro consuelo: No temáis, «no hay otro Dios fuera de mí» (Is 45,22). Venid a mí, hombres y mujeres, pueblos y naciones; venid a mí, no temáis. He venido al mundo para traeros el amor del Padre, para mostraros la vía de la paz.
Vayamos, pues, hermanos. Apresurémonos como los pastores en la noche de Belén. Dios ha venido a nuestro encuentro y nos ha mostrado su rostro, rico de gracia y de misericordia. Que su venida no sea en vano. Busquemos a Jesús, dejémonos atraer por su luz que disipa la tristeza y el miedo del corazón del hombre; acerquémonos con confianza; postrémonos con humildad para adorarlo. Feliz Navidad a todos.





domingo, 24 de diciembre de 2017

SALUDOS DE NAVIDAD Y DESEOS DE UN BENDECIDO 2018



Como todos los años los miembros de la Sociedad Religiosa San Luis Rey de Francia queremos desearles a nuestros fieles, benefactores, amigos y lectores feliz Navidad y un bendecido año 2018, pidiendo al Niño de Belén la gracia de poder continuar perseverando en este combate por la Fe Católica, Y para que esta Navidad, donde se manifiesta la gracia de Dios, a decir de San Pablo,: "Nos enseñe a rechazar la impiedad y las corrupciones del mundo, para vivir en la vida presente con sobriedad, justicia y piedad, mientras aguardamos la feliz esperanza y la manifestación de la Gloria de nuestro gran Dios y Salvador, Cristo Jesús" (San Pablo a Tito 2, 12-13).

Horarios de Navidad: Misa de Medianoche (Misa de Gallo) del 24 de Diciembre a las 23,50 hs. desde las 23,30 hs. Himnos Navideños, y el Lunes 25 de Diciembre a las 19,30 hs. y desde las 19,00 hs. himnos navideños.
Lunes 1° de Enero 19,30 hs. y el Sábado 6 de Enero a las 9,00 hs.

viernes, 22 de diciembre de 2017

IMPAGABLE REGALO NAVIDEÑO...



Muy agradecidos por el valiosísimo regalo navideño que nos hace llegar S.E.R. Mons. Louis Montelongo, de tres lujosos nuevos Breviarios. Es para nosotros una bendición poder gozar de esta importante nueva edición del Breviario Romano, en Latín-Español.
Un Breviario (el término proviene del latín «breviarium», sumario o «breviarius», compendio) es un libro de la liturgia religiosa católica que recoge el conjunto abreviado de las obligaciones públicas religiosas del clero a lo largo del año (más allá de la Misa) y que usualmente se contenía en un conjunto de obras mayores que constituían los denominados "libros de horas" para cada periodo del año: Adviento y Navidad, Cuaresma y Pascua y dos libros del denominado tiempo ordinario (aquel en el año en el que no se celebraban las festividades centrales del nacimiento, pasión, muerte y resurrección de Jesús). En síntesis recoge las oraciones, lecturas bíblicas y salmos que deben ser rezados o recitados en las diferentes horas del día y según el periodo del año. La finalidad es acompañar la obligación de la Misa, a la que todo católico viene obligado, con la pública manifestación religiosa en forma de plegaria. Su diferencia con el rezo viene dada por su carácter público o comunitario: el breviario se expone y comparte con los demás, mientras que el rezo es un acto privado.
Las primeras ediciones de breviarios fueron de finales del siglo XI y estaban destinadas a facilitar el transporte de los Libros de horas a los clérigos. Con el tiempo, el breviario pasó de ser una obra que reunía y abarcaba otras, para convertirse en libro litúrgico por excelencia, al que se aplicaron normas canónicas de uso y contenido.
La fijación de los textos la realizó, en su primer formato completo, el Concilio de Trento, promulgado por el Papa Pío V y cuya estructura y contenido se mantuvo hasta 1911. Pío X inició la reforma del breviario para acomodarlo a los nuevos tiempos. La última adaptación se produjo en 1955 bajo el Pontificado de S.S. el Papa Pío XII.
Breviario tradicional latin español, Único Breviario Romano tradicional que contiene todos los salmos, himnos y oraciones en latín y español, con todas las Horas: Laudes I y II, Prima, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas y Completas. Contiene completo el Martirologio Romano de su Santidad Pío XII.

domingo, 17 de diciembre de 2017

PRIMERAS COMUNIONES EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, EN EL DOMINGO DE GAUDETE, MISA CELEBRADA POR SU CURA CAPELLÁN EMILIO J. FATTORE













TERCER DOMINGO DE ADVIENTO -REFLEXIÓN DOMINICAL- (2° Día de las Posadas en Tampa Fl,)


Evangelio del día: Y éste es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron a él de Jerusalén sacerdotes y Levitas a preguntarle: “¿Tú quién eres?” Y confesó y no negó: y confesó: “Que yo no soy Cristo”. Y le preguntaron: “¿Pues qué cosa? ¿Eres tú Elías?” Y dijo: “No soy”. “¿Eres tú el Profeta?” Y respondió: “No”. Y le dijeron: “¿Pues quién eres, para que podamos dar respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?” Él dijo: “Yo soy la voz del que clama en el desierto: enderezad el camino del Señor, como dijo Isaías profeta”. Y los que habían sido enviados eran de los fariseos. Y le preguntaron y le dijeron: “¿Pues por qué bautizas si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el profeta?” Juan les respondió, y dijo: “Yo bautizo en agua; mas en medio de vosotros está a quien vosotros no conocéis. Este es el que ha de venir en pos de mí, que ha sido engendrado antes de mí: del cual yo no soy digno de desatar la correa del zapato”. Esto aconteció en Betania, de la otra parte del Jordán, en donde estaba Juan bautizando.

Queridos Amigos:
Después de negar que es Cristo, o Elías o el profeta. Juan el Bautista nos dice que es la voz que clama en el desierto: “enderezar el camino del señor, como dijo el profeta Isaías” Al momento en que San Juan empieza a predicar y bautizar, la creencia (basada en los profetas) era general de entre los Israelitas, que el profeta prometido ya había hecho su aparición o su venida estaba ya próxima.
Esta misión de san Juan es la misma que la que la Iglesia Católica ha continuado predicando. La Iglesia es esa voz clamando en el desierto. Ha proclamado esta doctrina sobre toda la tierra, desde las grandes ciudades hasta los pueblos más pequeños, y aún más en el mundo de hoy por medio del internet. Pero su llamado cae frecuentemente, sobre oídos sordos. Existe un gran hueco y vacio en el mundo de hoy debido a la falta de la gracia divina y vida sobrenatural que causa llanto a la Iglesia como un eco en la nada.
La Iglesia anuncia no ya la venida del Redentor, sino al Redentor que ya ha venido y nos da la dirección y los medios para seguirlo. Predica la bondad y misericordia de Jesucristo que está disponible ahora y nos previene de la justicia y juicios que nos esperan cuando regrese.
La Iglesia previene al mundo, pero este rehúsa tomarla en serio. El mundo no desea ver al Cristo humilde como a su Dios. Es demasiado humillante tenerlo como Dios a quien ha nacido en un humilde establo, sufrir como un criminal, y ofrecerse a sí mismo en nuestro altar bajo las apariencias de pan y vino.
La Iglesia proclama la penitencia y seguir los caminos de Jesucristo. Pero una y otra vez el mundo rechaza hacer penitencia. El mundo rechaza aceptar y reconocer que han hecho algo mal y tiene necesidad de hacer penitencia. El mal que han hecho tratan de justificarlo y declarar que no son vicios sino más bien virtudes. O las juzgan como cosas inevitables debido a la debilidad de nuestra naturaleza humana, como si fuera Dios el culpable, por haberlos hechos de esa manera.
Esta estación de adviento celebramos la anticipación del mundo por la venida del Redentor, sin embargo, se nos recuerda también la necesidad de la venida de Jesucristo nuevamente como Redentor. Sólo lo podemos encontrar en la Iglesia y en los sacramentos que Él ha establecido.
Escuchemos el llamado de la Iglesia y actuemos sobre este. Enderecemos nuestras vidas.
Renunciemos los caminos del pecado y el vicio.
Regresemos al humilde pesebre donde esta Jesucristo de corazón, alma y mente, sobre el altar y sobre la cruz. Llenos del amor de Dios renunciemos al mal que hayamos hecho, las tentaciones de nuestras pasiones, al mundo y al demonio. De esta manera el camino estará limpio para que Nuestro Señor entre. De esta manera el llamado de la Iglesia no será en vano. Nuestra alma ya no se encontrará en el desierto o en la soledad, sino que se convertirá en el templo vivo de Dios.
Cuando hayamos escuchado a esta voz clamando en el desierto y limpiemos nuestra alma de toda inmundicia que previene a Nuestro Señor para habitar en ella. Jesucristo vendrá y podremos decir como san Pablo, en la epístola de hoy. “alegraos siempre en el Señor”.








sábado, 9 de diciembre de 2017

IN MEMORIAM



El pasado 2 de Diciembre fue llamado ante el Tribunal Divino el Rev. Padre George Adams. El Padre George tenía 93 años de edad y en sus años jóvenes había sido misionero en la China; ya en su ancianidad y después de constatar la apostasía, prácticamente de toda su Congregación Religiosa, desea adherirse al obispo Louis Montelongo en la Ciudad de Orlando Fl, para así poder asistir y celebrar la Misa de su ordenación. 
Este piadoso sacerdote se destacaba por su don de gente y fue un gran amigo de los niños, de los jóvenes y de las personas adultas, a todos les predicaba incansablemente la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y la devoción al Inmaculado Corazón de María, a quién tenía un amor muy especial.
Confiamos en el Sagrado Corazón de Jesús que pronto esté reinando con los que murieron en el Señor, ya que tuvo la gracia de morir con los Sacramentos y los consuelos de la Religión
Los Padres Emilio y Gustavo de nuestra Sociedad Religiosa, asistieron al velorio en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en Orlando. Pedimos encarecidamente a las almas piadosas una oración por su eterno descanso, como así también por las benditas almas del Purgatorio.

Padre Jonathan Derrington, bendiciendo al Padre George




viernes, 8 de diciembre de 2017

SANTA MISA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN Y PRIMERAS COMUNIONES. Vedia, Buenos Ai...


Es uno de los excelsos privilegios que Dios ha concedido a la Virgen Santísima.
El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX, en la Bula Ineffabilis Deus, proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción de María. En su parte medular manifiesta lo siguiente:

“... Para honor de la santa e indivisa Trinidad, para gloria y ornamento de la Virgen Madre de Dios, para exaltación de la fe católica y acrecentamiento de la religión cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra declaramos, proclamamos y definimos que la doctrina que sostiene que la beatísima Virgen María fue preservada inmune de toda mancha de la culpa original en el primer instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios omnipotente, en atención a los méritos de Cristo Jesús Salvador del género humano, está revelada por Dios y debe ser por tanto firme y constantemente creída por todos los fieles”.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

PADRE LEONARDO CASTELLANI, UN PROFETA DE "DESGRACIAS"... Tomadas del libro CRISTO ¿vuelve o no vuelve?


Padre Castellani
"*Tengo miedo de los grandes castigos colectivos que amenazan nuestros crímenes colectivos. Este país está dormido, y no veo quien lo despierte. Este país está engañado, y no veo quien lo desengañe. Este país esta postrado y no se ve quien va a levantarlo". Es la realidad. 
"*Debido al género de educación que recibe la mayoría de la gente de este santo país, las nuevas generaciones crecen en una increíble ignorancia, y más todavía en una terrible confusión religiosa". *"Roguemos, pues, porque Dios vuelva a unir en un haz dos grandes creaciones de la Iglesia, hoy desunidos por el Liberalismo: el espíritu de Caballería y el espíritu de Apostolado".
"Si no interviene la Providencia de Dios y el patriotismo argentino con los medios más enérgicos, nuestros hijos serán católicos LIBERALES y nuestros nietos serán hijos de la Protesta o protestantes, pese a la enseñanza religiosa en las escuelas. El extranjero herético no se llevará de momento nuestras reses ni nuestros capitales:: se llevará nuestra ALMA".
"Déjense de macanear. Aprendan de una vez que el hombre que no se esclaviza de Dios, se esclaviza necesariamente de otra cosa, porque ésa es su naturaleza, sierva por tantos respetos, y ésa es la justicia de las cosas, la justicia inmanente". 
"Lo que tenemos aquí no es PRENSA LIBRE, sino prensa mentirosa, extranjerizante y logrera, que es todo lo contrario. Estoy enteramente cierto que mientras tengamos la prensa que tenemos, este país no es GOBERNABLE".
"*Desdichado el pueblo que no reconoce a sus maestros, y más desdichado el que mata a sus profetas". *"Si Dios no nos detiene, el clero argentino va ayudar al tercer triunfo del liberalismo y la masonería en la Argentina". 
*Si el hombre no tiene una idea de *adónde va*, no se mueve; o si se sigue moviendo, llega un momento en que su motus deja de ser humano y se se vuelve una convulsión". *"Lutero... Lejos de volverse santo, se volvió Popular...".
*El pueblo protestante ha perdido el olfato de lo santo y lo mundanal". 

P. Mauricio junto a la esposa e hija del Coronel Seineldín

*"La caridad heroica de muchos fieles, transformada en amistad hasta la muerte, sostendrá en el mundo los islotes de la Fe (...) Ser virtuoso será un castigo en sí mismo, y como una especie de suicidio".
"El Liberalismo, con falsos dogmas de sus falsas libertades, es un protestantismo larvado y un catolicismo adulterado".
"Toda fuerte unión nacional entre los hombres se hace a base de una religión y una teología"
"*El moderno error religioso llamado LAICISMO en su grado teológico consistió en la sustitución de la Iglesia por el Estado". *"La mayor diablura del diablo es hacer creer que él no existe". *"Los pueblos medievales, en medio de su atraso, estaban en posesión pacífica y explícita de una delicada síntesis o nexo que no poseen más los pueblos modernos". 
*"La religión ha de haberse con la política, y con las demás realidades humanas, como la forma con la materia, a la cual ella informa sin destruirla, sin pelear, y sobre todo, sin confundirse con ella; de manera que hacen UNO sin dejar estrictamente de ser Dios".
La foto que acompaña este post, fue tomada el Sábado 2 de Diciembre en la sede de la Universidad Católica de La Plata, durante el acto en homenaje a los militares patriotas que lo dieron todo por el honor de la Argentina y de sus otroras gloriosas FF.AA.

lunes, 4 de diciembre de 2017

EPÍSTOLA Y EVANGELIO DEL PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO



EPÍSTOLA.

(Carta del Apóstol San Pablo a los Romanos, XIII, 11-14)

Hermanos: Sabed que ya es hora de levantaros del sueño; porque ahora la salvación está más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está avanzada, y el día está cerca; desechemos por tanto las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz. Andemos como de día, honestamente, no en banquetes y borracheras, no en lechos y lascivias, no en contiendas y rivalidades; antes bien, revestíos del Señor Jesucristo.


EVANGELIO

(San Lucas, XXI, 25-33)

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Y habrá señales en el sol, la luna y las estrellas y, sobre la tierra, ansiedad de las naciones, a causa de la confusión por el ruido del mar y la agitación de sus olas. Los hombres desfallecerán de espanto, a causa de la expectación de lo que ha de suceder en el mundo, porque las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces es cuando verán al Hijo del Hombre viniendo en una nube con gran poder y grande gloria. 
Mas cuando estas cosas comiencen a ocurrir, erguíos y levantad la cabeza, porque vuestra redención se acerca. Y les dijo una parábola: Mirad la higuera y los árboles todos: cuando veis que brotan, sabéis por vosotros mismos que ya se viene el verano. Así también, cuando veis que esto acontece, conoced que el reino de Dios está próximo. En verdad, os lo digo, no pasará la generación ésta hasta que todo se haya verificado. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

sábado, 2 de diciembre de 2017

ACEPTACIÓN Y CONFIANZA PARA SOPORTAR LAS CRUCES

Confiar en Dios que nos ama, es fundamental para aceptar, con ánimo sereno, los contratiempos y dificultades de cada día. Nunca tendrás pruebas superiores a tus fuerzas. El Señor correrá a darte una mano cuando te hundas. Basta que lo invoques con fe y todo redundará para tu mayor bien. Un joven, ya no daba más con sus problemas. Cayó de rodillas, rezando, "Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada". El Señor, como siempre, acudió y le contestó, "Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación. Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras". El joven suspiró aliviado. "Gracias, Señor" dijo, e hizo lo que le había dicho. Al entrar, vio muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba. Después, vio una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared. "Señor", susurró, "quisiera ésa que está allá". Y el Señor contestó, "Hijo mío, ésa es la cruz que acabas de dejar". Está alerta porque vendrán tentaciones de cobardía, desanimación y desesperanza. El enemigo entrará en tu imaginación para levantar en el aire castillos de dificultades insuperables. Déjale a Jesús el cuidado de todas tus cosas y verás que todo te irá mejor. Abandónate en él y todo se resolverá con tranquilidad según sus designios. La confianza en el Señor es la clave.

lunes, 27 de noviembre de 2017

ÚLTIMO DOMINGO DE PENTECOSTÉS EN LA IGLESIA INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA Y CUMPLEAÑOS DE SU CURA CAPELLÁN




Queridos lectores y visitantes; aquí les compartimos algunas imágenes de la Misa del Último Domingo de Pentecostés, celebrada por el P. Emilio en la Iglesia del Inmaculado Corazón de María en la Ciudad de Tampa Fl. Durante la reflexión dominical el Padre nos hablo sobre que: 
En la lucha por la salvación de nuestra propia alma, en cierta manera luchamos también, por el mundo entero.
Aunque exista un número, muy reducido, que permanezca fiel; la desolación no será realizada. Es la gracia de Dios que viene a nosotros en el sacrificio perpetuo de la Santa Misa, que nutre y sostiene a esta minoría con vida y luchando.
El mundo llegará a su fin, lo que ha dicho Jesucristo sucederá, sin embargo no debemos convertirnos en parte del mal que lo esta ocasionando.
Nuestras vidas terminarán y en ese momento seremos juzgados, si Cristo es quien reina en nosotros o la abominación desoladora reina en nuestra alma.
La decisión sobre quien ha de reinar en nuestra alma está en nuestras manos; veamos y leamos claramente las señales mientras tengamos tiempo, para cambiar las cosas para nuestro bien y el mundo entero.
Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para preservar el Sacrificio perpetuo de la Santa Misa para dar la gracia a nuestra alma y calmar un poco la inminente ira de Dios.

También hemos agregado unas fotos del agasajo que los fieles de la Misa del mediodía le brindó al padre, con motivo de su Cumpleaños, hasta "mariachis" hubo, contratados por la señora María Jaimes y Familia, una amiga y fiel de la primera hora, por lo que nos dicen y lo que vemos en los videitos y fotos que nos hicieron llegar, todo fue un evento de hermandad cristiana y parroquial.

Muchas gracias a todos los fieles que organizaron este evento.. Ad multos annos Pater Emilio José.






viernes, 17 de noviembre de 2017

SOBRE EL DIOS DE LOS CRISTIANOS (Tomado de Fidelidad a la Santa Iglesia n° XI)


Fidelidad a la Santa Iglesia fue una pequeña revista de difusión y propagación católica que comenzó a publicarse a mediado de la década de los 70' del reciente siglo pasado. Se especializaba en temas doctrinarios y de combate contra las reformas que desde hacía unos años venían introduciéndose con motivo de la puesta en práctica del "concilio Vaticano II".
Desgraciadamente salieron solo dieciocho números, decimos desgraciadamente, ya que era una publicación bastante inteligente y bien pensada, cuyo director fue: Alvaro Daniel Ramirez Arandigoyen, Secretario de Redacción: Atilio Carlos Neira, y como Consejo de Redacción: Olga C. Moreno, Tomás B. Richards, Pedro Lopez, Holofernes López Badra y José María Arandigoyen


a) EL DIOS DESCONOCIDO

Cuando San Pablo llegó a Atenas, estoicos y epicúreos discutían y conferenciaban sobre qué clase de divinidad enseñaba aquel hombre. La religiosidad de los griegos era muy grande, a tal punto que, entre los muchos dioses que adoraban, por temor que algún dios quedase sin la honra debida, habían erigido un altar al dios desconocido6:
"Puesto en pie Pablo en medio del Areópago, dijo: Atenienses: veo que sois muy religiosos, porque al pasar y ver los objetos de vuestro culto he encontrado un altar donde está escrito AL DIOS DESCONOCIDO. Pues ése que sin conocerle veneráis es el que yo os anuncio".
Aquel día se convirtieron varios en Atenas a la Fe de ese Dios desconocido, entre los cuales estaban Dionisio el Areopagita y una mujer de nombre Damaris 7. Bien podemos decir que allí germinó la Cristiandad que después cubriría todo el orbe greco-romana
El altar de los griegos y el singular anuncio de San Pablo suponen algo más que una anécdota histórica o un método de predicación; encierran un misterio profundísimo: el misterio de la esencia velada de la divinidad.
Los griegos adoraban al dios desconocido en un altar sobre el cual San Pablo les anuncia precisamente al Dios desconocido.
¿Es posible adorar a un Dios desconocido? ¿Cómo adorarle si no le conocemos? ¿Es posible conocer a Dios?

b) EL DIOS INVISIBLE E INEFABLE

Cierta vez, un pagano muy instruido que exaltaba el culto a los dioses demandó vivamente a San Teófilo de Antioquía para que le hiciese ver al Dios de los cristianos. Teófilo respondió8:
"¿Acaso se puede describir a Dios a aquellos que no pueden verle? Porque la forma de Dios es inefable e indecible, porque es invisible para los ojos de la carne. Por su gloria es Incomprensible, por su grandeza es Inalcanzable, por su sublimidad es Impensable, por su Poder es Incomparable, por su sabiduría es Inigualable, por su bondad es Inimitable, por su caridad es Inenarrable. Porque si le digo Luz, nombro alguna cosa que es producida; si le digo Verbo, nombro su principio; si le digo Razón, nombro su inteligencia; si le digo Espíritu, nombro su respiración; si le digo Sabiduría, es de su progenitura que hablo; si le digo Potencia, nombro el poder que tiene; si le digo Fuerza, designo su energía; si le digo Providencia, designo su bondad; si le llamo Reino, designo su gloria; si le llamo Señor, le digo juez; si le llamo Juez, le digo justo; si le llamo Padre, le digo todo... Porque todo ha sido creado de la nada para que la majestad de Dios pueda ser conocida y comprendida por la inteligencia a través de sus obras."
He aquí, pues, una de las cuestiones más altas que ocuparon la consideración de los antiguos Padres y Doctores de la Iglesia: el misterio de lo inefable de la esencia divina que, en sí misma, constituye algo inaccesible para el conocimiento humano.
"Deum nemo vidit unquam", dice San Juan: Nadie vio jamás a Dios 9. "Rex regum —dice San Pablo— et Dominus dominantium, qui solus habet immortalitatem et lucem inhabitat inaccessibilem, quem nullus hominum vidit, sed nec videre potest, cui honor et imperium sempiternum": Rey de reyes y Señor de señores, que solo tiene la inmortalidad e inhabita la luz inaccesible, que ningún hombre vio, pero ni puede ver, al cual honor e imperio sempiterno 10.
San Juan Damasceno resume así la doctrina de los Padres sobre este asunto 11:
"Ni los hombres —dice— ni las virtudes celestes, querubines ni serafines, pueden conocer a Dios de otro modo que por su revelación. Por su naturaleza, él está por encima del ser, y entonces por encima del conocimiento. No se puede designar su esencia sino apofáticamente, por negaciones. Lo que decimos de Dios afirmativamente no muestra su naturaleza sino sus atributos."
Vemos, entonces, que sólo podría existir conocimiento de Dios si existiera REVELACIÓN de Dios. ¿Pero hay revelación de Dios? Y si la hay ¿dónde se encuentra?
Santo Tomás de Aquino, en su propósito de demostrar la existencia de Dios, reconoce que el hombre por sus propias fuerzas no puede alcanzar el conocimiento del Creador sino mediante las creaturas 12. Por eso elabora sus famosas "cinco vías" a partir del orden creado, es decir, de lo que el hombre puede ver y tocar, y reconoce, citando a San Ambrosio, que "es imposible conocer el secreto de la generación: la mente flaquea, calle la voz 13."
Sucede que la esencia divina siempre permanece inaccesible para la inteligencia humana por más que ésta se esfuerce. Parece que Dios ni siquiera participara del ser, sino que fuera aquello que es participado por el ser 14, que está fuera del alcance de todas nuestras facultades 15.
¿Como la naturaleza humana creada —pregunta San Juan Crisóstomo— podría ver lo que es increado 16?
Platón confiesa en un impresionante pasaje que "es laborioso hallar al hacedor y padre de todo el universo, e imposible que el que lo encuentre pueda darlo a conocer a todos17."
Y no hablemos de los textos del Antiguo Testamento que a cada paso remarcan lo inaccesible e inalcanzable que está Yavé, en una columna de nube, en una columna de fuego. "No seas precipitado en tus palabras, y que tu corazón no se apresure a proferir palabra delante de Dios, que en los cielos está Dios y tú sobre la tierra; sean, pues, pocas tus palabras 18."

c) NECESIDAD DE LA TEOFANÍA

Vemos que todas las consideraciones que realizamos son como líneas que convergen desde distintos puntos hacia el misterio del Dios desconocido, invisible e inefable, incomprensible e inaccesible para griegos y judíos, y para todos los pueblos del orbe, para todos los hombres, que necesitan de la manifestación divina para conocer a Dios.
Ahora bien; si existe manifestación divina, necesariamente habrá de encontrarse en el orden cosmológico, es decir, en el universo de todo cuanto existe, incluido el hombre. Este es un principio que subyace en toda la Tradición Apostólica como heredado de la más primigenia sabiduría que advierte el origen del cosmos en la divinidad. El problema reside en descubrir el arcano de la cosmogonía, la clave, el punto central del universo que manifieste de un modo pleno y perfecto a Dios.
Si el universo es obra de la divinidad (opus Dei), en él debe encontrarse la plena y perfecta manifestación de Dios; porque si Dios es pleno y perfecto, habrá de ser plena y perfecta su manifestación. Pero si no encontramos en el universo referencia de una plena y perfecta manifestación de Dios, entonces no es posible la religión.
El movimiento religioso que existe en el ser humano, que brota de las zonas más profundas de su alma, está dirigido a re-ligarse, a re-unirse, con la divinidad, y consiste en una búsqueda incansable de la revelación divina y de la teofanía.
Una iluminación pura de la inteligencia se produce cuando el ser humano advierte, en las creaturas que integran el universo, la imagen real de principios esenciales de orden absoluto y divino: la belleza, la nobleza, la gloria. Cuando estos principios son hallados y cultivados en las creaturas, entonces la faz de Dios resplandece en el mundo.
No obstante, siempre subsiste la dificultad de ascender a Dios que remarcaban los antiguos Padres y Platón. Esta dificultad proviene de la necesidad de una manifestación plena y perfecta de la divinidad, de una encarnación real y verdadera de la divinidad dentro del orden universal, que es imprescindible para que exista religión.
El hombre puede percibir los reflejos de Dios, pero no puede llegar a Dios; puede percibir los destellos de los principios absolutos, pero una vez que los percibe, él quiere llegar a la fuente, quiere buscar el manantial de la belleza, de la nobleza y de la gloria, y quiere beber allí hasta saciarse. Este es el movimiento religioso del ser humano. No sólo quiere percibir la luz, quiere también mirar al sol.
Pero no es posible mirar al sol: Nadie ha visto jamás a Dios. Este es, sin duda, el misterio del dios desconocido de los griegos.
El cristianismo irrumpe en el mundo anunciando al Dios desconocido; precisamente viene a darlo a conocer, porque Dios ya se ha manifestado perfectamente. Nadie ha visto jamás a Dios, pero "el Hijo Unigénito que existe en el seno del padre, él mismo le ha dado a conocer19."
El cristianismo, pues, adviene como la religión de la perfecta manifestación divina.
Notas:  6 Actus Apostolorum 17, 22-23 ; 7 Actus Apostolorum 17, 34; 8 San Teófilo de Antioquía, Autólico 1, 3.; 9 Evangelium secundum loannem 1, 18; Epístola B. loannis Apostoli prima 4, 12.; 10 Epístola B. Pauli Apostoli ad Timotheum prima 6, 16.; 11 San Juan Damasceno, De Fide Ortodoxa, 4.; 12 Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica 1 q. 12 a. 14; p. 32 a. 1.; 13 San Ambrosio, De Fide, X.; 14 Orígenes, Contra Celso VI, 64.; 15 San Dionisio Areopagita, De Divinis Nominibus 1, 5.; 16 San Juan Crisóstomo Evang, secundum loannem - Hom. XV.; 17 Platón, Timeo 28, c.; 18 Líber Eclesiastés, 5, 1. ; 19 Evangelium secundum loannem 1, 18.

jueves, 9 de noviembre de 2017

HACE 100 AÑOS, EL COMUNISMO ATACÓ AL MUNDO Y A LA IGLESIA ... (Sembrando Verdad)



Vladimir Ilyich Ulyanov, mejor conocido como Lenin.


En marzo de 1917, Lenin vivía en Zúrich sumido en la pobreza. Era el líder exiliado de un pequeño partido extremista y revolucionario. Ocho meses después, en octubre de 1917, se convirtió en el jefe de Rusia, un país con una población de más de 160 millones de personas, en donde estableció uno de los peores regímenes que el mundo ha conocido.

Antes de regresar a Rusia, Vladimir Ilitch Oulianov vivía una vida mediocre en Zúrich, empleando su tiempo escribiendo artículos para diarios marxistas desconocidos y teniendo interminables debates en cafeterías.
Pero a mediados de la Primera Guerra Mundial, con la ayuda del gobierno del Káiser Guillermo II, Lenin viajó por tren a través de Alemania y Escandinavia para reingresar a Rusia. Este viaje de ocho días, del 27 de marzo al 3 de abril de 1917, cambió el curso de la historia del mundo.
"Durante la guerra mundial se lanzaron millones de proyectiles destructivos", escribió Stefan Zweig en Le Wagon plombé, pero "ninguno voló tan lejos, ninguno jugó un papel tan importante en la historia reciente del mundo como el de este tren que partiendo de la frontera suiza cargado con los revolucionarios más peligrosos y decididos del siglo, cruzó toda Alemania para aterrizar en San Petersburgo, en donde hizo estallar el régimen reinante."
Cuando llegó a Petrogrado la noche del 16 de abril de 1917, era un hombre enclenque e inquieto; temía que el gobierno temporal, dirigido por el Príncipe Lvov, quien había estado en el poder desde la abdicación del Zar, lo arrestara por traición en cuanto descendiera del tren. Durante el viaje, escribió sus Tesis de Abril, promoviendo una revolución proletaria radical que no incluía la revolución de la clase media prevista por la teoría marxista.
Cuando el tren llegó a la estación de Petrogrado, Vladimir Ilitch descubrió estupefacto que la multitud ahí reunida no lo esperaba para arrestarlo, sino para aclamarlo. El partido Bolchevique había reunido cientos de militantes para celebrar el regreso de su líder. Había incluso una banda de música a su disposición para tocar la Marsellesa... 
Luego de la insurrección fallida de julio de 1917, Lenin era perseguido por la ley y por esa razón tuvo que huir. Finalmente reapareció la noche del 24 de octubre de 1917, en el Instituto Smolny. Estaba irreconocible - se había rasurado su legendaria barba - y había tenido que escabullirse entre la multitud para sermonear a sus camaradas.
El día siguiente, motivó a Vladimir Ilitch, pues en un ambiente general de agitación social, los Bolcheviques tomaron el Palacio de Invierno, sede del gobierno temporal establecido luego de la abdicación de Nicolás II y la caída del régimen zarista en febrero de ese mismo año. Había llegado un nuevo día con la promesa de un mejor porvenir para Rusia y para el mundo entero... el primer Estado ateo en la historia del mundo demostraría ser el peor perseguidor de las religiones y el régimen totalitario más sanguinario y cruel.

La Iglesia condena el comunismo
La Iglesia condenó la doctrina del comunismo bajo el pontificado del Papa Pío XI en la encíclica Divini Redemptoris, el 19 de marzo de 1937, la cual calificó al comunismo de "intrínsecamente perverso". La revolución socialista fue denunciada como violenta y bárbara. El "peligro inminente" que amenazaba al mundo entero era el "comunismo ateo y bolchevique, cuyo objetivo es alterar el orden social y socavar los cimientos de la civilización cristiana." Esta "falsa idea mesiánica" explicada por Pío XI, está basada en los principios erróneos del "materialismo dialéctico e histórico anteriormente promovido por Marx," una doctrina en donde "sólo existe una realidad en el mundo, la materia, cuyas fuerzas ciegas evolucionan en plantas, animales y hombres."
En un sistema de este tipo, señala el Papa, "la sociedad humana no es más que un fenómeno y forma de la materia, que evoluciona en el mismo modo. Por una ley de necesidad inexorable y mediante un perpetuo conflicto de fuerzas, la materia se mueve hacia la síntesis final de una sociedad sin clases." La consecuencia de una doctrina así es que "no hay lugar para Dios; no hay diferencia entre materia y espíritu, entre alma y cuerpo; tampoco hay sobrevivencia del alma después de la muerte ni esperanza de una vida futura"; y es aquí donde radica la perversidad de este sistema que afirma regenerar a la humanidad.
Los regímenes marxistas-leninistas que fueron establecidos poco a poco - hasta 1991 en Rusia - convirtieron al comunismo en el totalitarismo más represivo y sanguinario de nuestros tiempos. Según el estudio realizado por el Libro Negro del Comunismo, los diversos intentos de la construcción del "nuevo hombre" fueron la causa de alrededor de 65 a 85 millones de muertes en todo el mundo.
El conteo soviético - aproximadamente 15 millones de muertos - fue tristemente superado por la China de Mao. El número de víctimas en el Imperio Medio se calcula entre 45 y 72 millones... Pero el récord a la intensidad homicida se lo llevan los Jemeres Rojos, quienes en menos de cuatro años, entre 1975 y 1979, eliminaron entre 1.3 y 2.3 millones de los 7.5 millones de camboyanos.
El comunismo Bolchevique asumió la forma de una auténtica "cruzada para el progreso de la humanidad", tal y como lo había comprendido claramente el Papa Pío XI. A medida que se esparcía, también lo hacían las masacres y el terror general, repitiendo una y otra vez con la misma lógica el mecanismo de todas las rebeliones contra Dios y contra el orden natural, una especie de continuación de la revolución francesa, madre y matriz de todas las revoluciones modernas.

El comunismo contra la fe católica
El comunismo, según explica la encíclica papal, "es por naturaleza anti-religioso. Considera a la religión como 'el opio de los pueblos' porque los principios de la religión que hablan de una vida más allá de la muerte, disuaden al proletariado del sueño de un paraíso soviético que pertenece a este mundo." Pero como "la ley de la naturaleza y su Autor no pueden ser burladas con impunidad," el paraíso soviético se impuso mediante el terrorismo y la esclavitud de millones de hombres, gracias a esta nueva religión del Partido.
Cien años después de la revolución Bolchevique, el régimen soviético ya no existe en Rusia, pero las estatuas de Vladimir Ilitch Oulianov, aunque ligeramente dañadas, siguen de pie en San Petersburgo. Su cuerpo momificado se sigue exhibiendo en la Plaza Roja, entronizado en un modo que recuerda el culto que tanto disfrutaba.
Aunque el imperio de los zares ha resucitado, el eco de las palabras de Nuestra Señora de Fátima continúa resonando con la misma importancia que antes: "Si hacen caso a mis peticiones (la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María y la comunión reparadora de los Primeros Sábados), Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por todo el mundo, causando guerras y persecuciones contra la Iglesia."